Noticias del Campo

Salud y productividad: Claves para prevenir infecciones umbilicales en becerras

Es crucial desinfectar el ombligo de las becerras inmediatamente después de su nacimiento para prevenir infecciones que pueden tener graves consecuencias, tanto en términos de salud animal como para la operatividad del establo.

La contaminación umbilical es común, pero a menudo no se diagnostica ni trata adecuadamente, lo que puede llevar a septicemia y otras enfermedades serias; es por ello que la valoración temprana es clave en dichas situaciones.

La prevención mediante la inmersión del ombligo en desinfectantes como yodo al 7% o clorhexidina al 2% es esencial, y puede repetirse hasta 12 horas durante los primeros tres días, con la finalidad de evitar problemas a futuro.

Estos son algunos de los puntos clave que se deben considerar para entender mejor este riesgo en el establo y cómo combatirlo:

1.- Importancia de la atención inmediata: Las primeras 24 horas de vida son fundamentales para la salud a largo plazo de la becerra.

2.- Infección umbilical común: Hasta el 34% de los terneros pueden desarrollar infecciones umbilicales, aunque solo el 3% recibe tratamiento.

3.- Gravedad de las infecciones umbilicales: Pueden causar septicemia y afectar órganos vitales como el hígado, pulmones y riñones.

4.- Impacto en la salud y productividad: Las infecciones reducen la tasa de crecimiento y el rendimiento durante la lactancia.

5.- Costo de producción: Las enfermedades aumentan los costos de producción de leche debido a la muerte y lesiones en las becerras.

6.- Revisión rutinaria: Es crucial revisar el ombligo de los terneros regularmente para detectar infecciones.

7.- Métodos de diagnóstico: La palpación del ombligo es esencial para detectar infecciones; un ombligo de más de 1.3 cm de grosor es un signo de infección.

8.- Desinfección efectiva: Sumergir el ombligo en yodo al 7% o clorhexidina al 2% inmediatamente después del nacimiento es más efectivo que rociar.

9.- Repetición de la desinfección: Se debe repetir la inmersión del ombligo cada 12 horas durante los primeros tres días.

10.- Mantener registros detallados: Registrar casos de onfaloflebitis y enfermedad articular es vital para evaluar y mejorar los programas de salud del establo.
Fuente: Ganadería.com

Artículos Relacionados

Back to top button