Noticias del Campo

Ley General de la Alimentación Adecuada y Sostenible, una revolución alimentaria en México: expertos

Después de más de una década de lucha legislativa y social, México cuenta ya con la Ley General de la Alimentación Adecuada y Sostenible (LGAAS), que representa una revolución alimentaria en el país, destacaron expertos en la materia que participaron en la conferencia 60 del Ciclo Autosuficiencia Alimentaria e Innovación Tecnológica con Prácticas Sustentables, realizada por la Subsecretaría de Autosuficiencia Alimentaria de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural.

El subsecretario Víctor Suárez Carrera consideró que la LGAAS sienta las bases para impulsar la transformación radical y estructural del sistema alimentario nacional, que imperaba por los intereses corporativos en los gobiernos liberales.

En el contexto de la Cuarta Transformación, destacó, la LGAAS es una transformación integral, estructural, sistémica y con la característica de la participación social y ciudadana.

Esta ley surgió tras años de esfuerzos coordinados entre legisladores, organizaciones civiles y académicos y promete transformar el sistema alimentario nacional, marcado hasta ahora por políticas que han deteriorado la soberanía alimentaria.

Sobresalen en la LGAAS los siguientes mandatos: garantía de acceso a una alimentación adecuada y saludable; autosuficiencia y soberanía alimentaria; producción alimentaria saludable y sustentable; compras públicas; reserva estratégica de alimentos; etiquetado de alimentos que contengan transgénicos y el Sistema Intersecretarial Nacional de Salud, Alimentación, Medio Ambiente y Competitividad (SINSAMAC).

La presidenta del Senado de la República, Ana Lilia Rivera Rivera, enfatizó la importancia de este logro legislativo y ciudadano, ahora decreto por el presidente Andrés Manuel López Obrador, pues representa salir de casi cuarenta años de modelo neoliberal, que convirtió el derecho a la alimentación en negocio, comprometió nuestra soberanía alimentaria y la salud del pueblo.

La ley, ratificada tras su aprobación en el Senado, establece mecanismos para garantizar el acceso a una alimentación nutritiva, suficiente y de calidad para todos los mexicanos, respetando además el medio ambiente.

Los tres ejes fundamentales del neoliberalismo, expuso la legisladora, son: “Quien controla la comida, controla a la gente. Quien controla la energía, controla el gobierno, y quien controla el dinero, controla el mundo”.

A partir de esos objetivos iniciaron tratados de libre  comercio, en los que se cedieron espacios a las grandes economías y monopolios de la comida, y que controlan insumos, sobre todo los plaguicidas, que les representan en América Latina más de cuatrocientos mil millones de dólares al año, refirió.

 

Los mandatos

La directora ejecutiva de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (ANEC), Leticia López Zepeda, destacó seis virtudes de la LGAAS:

•              Es integral: vincula consumo (alimentación y nutrición saludable) con la producción sana y sustentable.

•              Establece como ejes rectores canastas normativas y guías alimentarias.

•              Determina la creación de un organismo intersectorial y transdisciplinario para la planeación, ejecución y seguimiento del sistema con un enfoque de sustentabilidad económica, social y ambiental.

•              Mandata la creación de reservas estratégicas y compras estatales de alimentos y un nuevo orden en el abasto de alimentos.

•              Visibiliza la importancia  de la pequeña y mediana producción como vía para alcanzar la autosuficiencia y soberanía alimentaria.

•              Abona a conceptos de producción sustentable y consumo local, pudiendo conformar una nueva estructura del sistema de mercados locales y regionales.

La asesora del Frente Parlamentario contra el Hambre de México, Aleida Tovar, agregó que la LGAAS reglamenta, por primera vez, de manera efectiva el derecho a la alimentación adecuada, reconocida en el artículo 4o. de nuestra Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Además, dijo, fortalece la autosuficiencia, la soberanía, la seguridad, y la sostenibilidad alimentaria de nuestro país y sienta las bases para la participación social para el logro del ejercicio pleno del derecho a la alimentación adecuada.

Asimismo, promueve la generación de entornos alimentarios que propician el consumo informado de alimentos saludables y nutritivos, añadió.

Desarrolla también políticas integrales para garantizar una alimentación adecuada de niñas y niños y mujeres embarazadas, con atención inmediata y prioritaria en circunstancias de alta marginación, externó.

 

Etiquetado frontal

El director del Poder del Consumidor, Alejandro Calvillo, expuso que México es uno de los países con mayor consumo de alimentos ultraprocesados, es decir: de comida sin valor nutritivo y de refrescos.

Un estudio de la Organización Panamericana de la Salud revela como el país es el mayor consumidor de estos productos en América Latina, lo que impacta en problemas de sobrepeso, obesidad y diabetes, indicó.

La magnitud de la transformación que estamos viviendo por la alimentación nos ha llevado a que en el año 2000 murieran 46 mil personas por diabetes y que en 2021 murieran 150 mil personas, comentó.

En más de 20 años se multiplicaron las muertes por esta enfermedad y esto está relacionado directamente con un cambio en el ambiente alimentario, ya que se calcula que uno de cada 12 niños nacidos a partir de 2010 en México va a desarrollar diabetes a lo largo de su vida y no hay sistema de salud pública que pueda evitarlo, advirtió.

Comentó que desde la sociedad civil se han dado la tarea a empujar las políticas que se recomiendan a nivel internacional para cambiar esas condiciones.

El etiquetado frontal es un buen ejemplo de advertencia, vino a sustituir uno que nadie entendía y ahora hay un avance en la advertencia de lo que se está consumiendo, mismo que se estableció en esta administración, afirmó.

Artículos Relacionados

Back to top button