Minería

Vulcan responde a López Obrador: “No renunciaremos a nuestras inversiones”

El conflicto entre la empresa minera estadounidense Vulcan Materials y el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador alcanzó este lunes nuevos niveles de tensión. La empresa publicó un desplegado en el que asegura que no venderá su cantera en Quintana Roo al Gobierno Federal y lo acusa de “presión y manipulación”. El comunicado se lanzó días después de que el secretario de Estado en el país vecino, Antony Blinken, criticara los intentos del Gobierno de López Obrador por confiscar la propiedad como una mala política de inversión.

“En ningún momento hemos recibido una ‘oferta generosa’ para comprar nuestra propiedad”, dice Vulcan en el desplegado de página completa publicado en el diario Milenio y firmado por Carlos A. Torres Serrano, representante de la empresa en México. “Se nos entregó un avalúo informal, sin firmas y sin detalles, que subvalora sustancialmente nuestros activos, incluyendo las reservas de piedra caliza de las que somos dueños conforme a la ley mexicana, así como el único puerto de calado profundo de la región”.

Vulcan se muestra “abierto a una solución negociada de buena fe” pero cierra el comunicado con un tajante rechazo de lo que hasta ahora ha sido la oferta del Gobierno, diciendo: “No renunciaremos a nuestras inversiones y trabajo, menos aún, por un valor nominal alejado de la realidad e impuesto unilateralmente por el Gobierno de México”.

El choque entre el Gobierno mexicano y Vulcan precede a López Obrador, ya que, en 2018 y todavía durante la Administración previa, la empresa ya había iniciado un proceso de arbitraje internacional en el que le reclama 1.500 millones de dólares en pérdidas a partir de que las autoridades locales paralizaran su operación por motivos ambientales. Bajo López Obrador, este conflicto ha ido escalando, ya que el Gobierno ha buscado comprar la propiedad en Puerto Venado, Quintana Roo. López Obrador, ha hecho de Vulcan un blanco de ataques recurrentes, la acusa de “ecocidio” y devastación de recursos naturales en la zona. Ha logrado, además, que las operaciones cierren de manera intermitente.

“Durante los últimos días, hemos sido objeto de la misma campaña de desprestigio y acoso que hemos padecido a lo largo de los últimos años”, dice el desplegado. “El gobierno mexicano continúa utilizando amenazas políticas, abusos de autoridad y falsas acusaciones para tratar de justificar la conversión de nuestra propiedad en una supuesta ‘Área Natural Protegida’ … No aceptaremos esta expropiación ilegal de nuestras inversiones”. Vulcan asegura que a partir de los cierres de sus operaciones no pueden ni producir ni vender materiales.

En una comparecencia ante senadores estadounidenses la semana pasada, el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, advirtió que los esfuerzos del Gobierno de México para apropiarse de los terrenos de la minera en Playa del Carmen “no son buena forma de atraer inversiones”. Un legislador agregó que “la expropiación del terreno de empresas privadas sería muy dañino” para la relación bilateral.

Al día siguiente, López Obrador respondió durante su conferencia matutina. “Ayer que fue Blinken al Congreso, los congresistas que apoyan a Vulcan le dijeron que cómo iban a permitir que expropiáramos la propiedad de una empresa estadounidense, yo creo que Blinken no sabía bien, porque lo único que dijo es que esas acciones afectaban la inversión. Nosotros no queremos traer inversión a cualquier precio, mejor que no vengan o que se vayan a otra parte”, zanjó el presidente este miércoles en su habitual conferencia en Palacio Nacional. López Obrador argumenta que la oferta para comprar los predios concecionados no son una expropiación, sino una clausura porque la firma incumplió con la legislación ambiental.

 

Fuente: elpais.com

Related Articles

Back to top button