Portada

Resumen del mercado global de la frambuesa

El tiempo y la mano de obra siguen siendo dos factores claves en esta campaña de frambuesas. En los Países Bajos, los precios de la frambuesa se mantienen estables, pero no excepcionalmente altos, lo que suscita preocupación entre los productores, dado el aumento de los costes de recolección. Alemania reporta un aumento de la producción local de frambuesas, que compite con las importaciones de varios países. Baja Sajonia, una importante región productora, se beneficia de temporadas de recolección más largas y de una fruta de mayor calidad gracias a métodos de cultivo innovadores. En el Reino Unido, la temporada de frambuesas comenzó algo más tarde de lo previsto, con una abundancia de oferta que genera incertidumbre respecto a la demanda. En Francia, las frambuesas de producción nacional compiten duramente con las variedades importadas, dado que los productores están centrándose en impulsar las promociones en las tiendas. Italia espera una buena temporada de frambuesas, con regiones como Vinschgau, Piamonte o Sicilia ofreciendo una calidad excepcional. España registrará volúmenes más bajos de frambuesas, lo que se traducirá en precios más altos para los productores, mientras que Serbia espera una cosecha más baja debido a las condiciones meteorológicas adversas. Los frambueseros ucranianos registran precios bajos, lo que pone de relieve la necesidad de mejorar las infraestructuras y la gestión de la cadena de frío. El mercado norteamericano se enfrenta esta temporada a una escasez de suministro debido a la baja producción en México provocada por el calor.

España: Volúmenes reducidos compensados por altos precios para los productores
La campaña de la frambuesa española prácticamente ha finalizado ya, con menos volúmenes comercializados que en la campaña anterior. Hasta finales de abril, se estima que el volumen se redujo de media en un 21%, según datos facilitados por los comercializadores del sector. Como consecuencia de la menor oferta, los precios percibidos por el productor superan la media de los últimos años. En función de los resultados medios de las tres campañas anteriores, podía decirse que en la semana 24 ya se había comercializado casi todo el volumen previsto para la campaña. Los precios de la frambuesa española en el mercado mayorista de Rungis, en Francia, pasaron de 12,80 €/kg a 10,70 €/kg (bandejas de 125 g) durante las últimas 4 semanas de campaña, lo que supone una media superior a la de las dos campañas anteriores.

Países Bajos: Los precios de la frambuesa no son excesivamente altos
Los precios de las frambuesas holandesas se sitúan actualmente en torno a 1,30 euros por 125 gramos. “No son excesivamente altos”, observa un frutero holandés. “Las frambuesas son un cultivo que requiere bastante mano de obra y, dado el aumento de los costes de recolección, los productores no estarán muy contentos. La oferta holandesa es abundante, mientras que la demanda está a un nivel razonable, incluso en los países de habla alemana”. Sin embargo, según el frutero, cada vez llegan más frambuesas de Polonia, donde también se está invirtiendo en mejores variedades, como la Lagorai.

Alemania: Aumento de la producción en Baja Sajonia
En el mercado de la frambuesa, los comerciantes llevan trabajando ya con la producción regional de campo abierto desde hace unas tres semanas. A esta le precedieron las frambuesas de túnel y de invernadero. “En estos momentos, las ventas parecen haber caído un poco debido precisamente a que en varias regiones ya ha comenzado la temporada de vacaciones. Sin embargo, los precios se mantienen en su mayoría estables, con una demanda media, según cuenta un comerciante. Los frutos rojos nacionales compiten directamente con los importados de numerosos países. “En el mercado siguen estando representados no solo países productores, como Portugal o Marruecos, sino también países de ultramar, como Sudáfrica o México. Esto se nota sin duda en la comercialización. Por otro lado, los primeros productos de Polonia y Serbia están llegando ya al mercado.

Gracias a la adopción de nuevos métodos de cultivo, las frambuesas de la importante zona de cultivo de Baja Sajonia pueden cosecharse desde mayo hasta septiembre. En 2022 se cosecharon 192 toneladas de frambuesas de campo abierto en Baja Sajonia. El tiempo actual, las temperaturas cálidas y el sol hacen esperar la obtención de fruta de muy buena calidad en las explotaciones. En los últimos años, el cultivo de frambuesas se ha desplazado cada vez más del campo abierto al cultivo protegido. “Esto nos permite ofrecer al comercio alimentario cantidades y calidades constantes, independientemente del tiempo que haga”, explica un asesor de cultivo.

Reino Unido: Las Midlands, la región productora de frambuesas más temprana este año
En el Reino Unido, la esperada temporada de frambuesas arrancó a mediados de mayo, unos 10 días más tarde de lo previsto. “Nuestra producción está ya en plena marcha”, dice un representante de una organización de productores. “Tradicionalmente, nuestros productores de Kent son los primeros en empezar y luego vamos desplazándonos al norte del país, pero esta temporada ha tenido un desarrollo atípico, pues la temporada en las Midlands ha registrado un arranque más temprano del habitual”.

Sin embargo, en este momento la oferta de frambuesas es superior a la demanda. Aún no se sabe si este excedente se debe a un exceso de oferta en el mercado o a que la actual crisis del coste de la vida está afectando a la demanda de los consumidores.

Durante los últimos años se ha expandido ligeramente la superficie dedicada al cultivo de frambuesas en el Reino Unido. Esta expansión, unida a la introducción de nuevas variedades y a la mejora de las técnicas de cultivo, ha contribuido a aumentar la producción. Como consecuencia de esto, los minoristas han modificado sus estrategias de comercialización, optando por usar envases de mayor tamaño y reduciendo los precios por kilo, en lugar de recurrir a las habituales ofertas de 2×1. Aunque esto beneficia a los consumidores, repercute en los ingresos de los cultivadores.

En cuanto a las perspectivas generales de la campaña, aún es demasiado pronto para saber con certeza si será exitosa. Normalmente, se observa una fuerte demanda por parte de los consumidores escoceses, ya que estos prefieren los frutos rojos de proximidad. En este momento, parece haber una disponibilidad suficiente de mano de obra; sin embargo, el principal reto reside en el origen diverso de la mano de obra, con barreras lingüísticas que a veces dificultan la productividad. Además, el menor número de trabajadores que regresan supone un obstáculo adicional para mantener la productividad en los campos.

Francia: El consumo de frambuesas nacionales sigue siendo bajo
Con el arranque de julio, todas las regiones productoras de frambuesas de Francia están ya activas. En mayo se han registrado temperaturas medias normales, así que esta no ha sido una campaña precoz, como la de 2022. Las últimas regiones productoras de gran altura empezaron la semana pasada; la campaña también ha comenzado en el norte y está en plena marcha en las regiones de Ródano-Alpes y suroeste.

A partir de esta semana, los volúmenes de frambuesas deberían crecer y ocupar aún más espacio en las estanterías de los supermercados en Francia. Desgraciadamente, en términos de comercialización, las frambuesas francesas siguen lidiando con dificultades debido a la notable disponibilidad de frambuesas importadas en los lineales de los supermercados, que compiten con las de origen francés. El índice de consumo de frambuesas de origen francés se sitúa en tan solo un 15%. En otras palabras, el 85% de las frambuesas que se consumen en Francia proceden del extranjero. El mayor reto para la comercialización de las frambuesas francesas es abrir y mantener líneas para ellas en los supermercados. Al igual que las fresas, las frambuesas son un cultivo muy sensible a las condiciones meteorológicas, con picos y caídas de producción. Por ello, en determinados momentos puede resultar difícil abastecer las líneas, lo que no anima a los supermercados a reducir las importaciones y reemplazarlas por producto nacional.

Lo que sí es cierto es que, si nos fijamos en las cifras de consumo de los últimos años, los franceses consumen cada vez más frambuesas. Para estimular el consumo, se prevé la organización de promociones en las tiendas durante las semanas en que se alcanzan los picos de producción.

La calidad ha sido bastante buena desde el inicio de la campaña y el impacto de la Drosophila suzuki, una mosca que provoca daños y deteriora la calidad, varía de una cuenca de producción a otra.

Italia: Las frambuesas portuguesas, muy competitivas en el mercado italiano
En términos de volumen, la frambuesa es el segundo fruto rojo más cultivado en el Vinschgau (solo superado por la fresa). Se planta a una altitud de entre 900 y 1.700 metros sobre el nivel del mar. A partir de julio estarán disponibles unas 30 toneladas de producto, del que se espera una calidad muy alta. Un operador del norte de Italia explica que gran parte de la producción procede de zonas de alta montaña. Sus plantas de frambuesa están situadas hasta a 1.400 metros sobre el nivel del mar. La cosecha, en su caso, arrancó hace unos diez días y continuará, de forma gradual, hasta la primera helada, a finales de octubre. La calidad es buena, ya que todo el producto está protegido por túneles. Las frambuesas se envasan en cajas de 30 x 40 cm, que contienen 8 cestas con un peso total de 1 kg por caja. Los clientes son en su mayoría mercados mayoristas del norte y centro de Italia. El precio en los últimos días ha rondado los 8-10 euros/kg.

En Piamonte, la cosecha de frambuesas empezó en mayo. “Por ahora, los volúmenes cosechados son muy limitados. Nuestras plantas están ahora floreciendo de nuevo, así que pasarán unos 15 días entre el primer ciclo de cosecha de mayo-junio y el segundo”, explica un operador. “En mayo y junio, las ventas empezaron con buen pie, con cotizaciones de unos 9-10 euros/kg para el producto destinado a los minoristas, y precios aún más altos en los mercados mayoristas. A finales de junio, nuestras frambuesas se estaban vendiendo por en torno a los 6 €/kg; un precio que se ha elevado esta semana (la 27 de 2023) hasta alcanzar los 8 €/kg”. En los mercados mayoristas italianos, las frambuesas de origen portugués se han estado vendiendo a mediados de junio a un precio de 18,50 €/caja, frente a los 20 €/caja del producto italiano. “La frambuesa portuguesa ha estado siendo extremadamente competitiva en términos de precios, y lo mismo se aplica a los arándanos”, prosigue. “Pronto empezarán a llegar también productos de Polonia, Países Bajos y Bélgica. Son países que llevan ya años invirtiendo en frutos rojos y han logrado una buena implantación en nuestros mercados”.

La campaña de la frambuesa siciliana de este año ha durado más de un mes y terminará a finales de julio. La satisfacción de los productores ha sido grande desde el principio. “Empezamos a cosechar a pleno rendimiento a principios de enero y hemos continuado prácticamente sin interrupción”, dice un productor. “Nuestra variedad estrella se llama Shani y es muy adecuada para nuestras zonas montañosas. Registramos unos pocos casos de moho en mayo, debido al tiempo húmedo y lluvioso. Intervenimos con la aplicación de hongos antagonistas. La temporada de ventas ha sido bastante satisfactoria. En enero obtuvimos precios en origen de 12-13 euros/kg. Estos precios se mantuvieron hasta abril, cuando bajaron a 7-8 €/kg. Actualmente, las cotizaciones rondan los 6-7 €/kg”.

Sudáfrica: Una oferta limitada provoca un hueco en el mercado
En Sudáfrica, la temporada de la frambuesa arranca en septiembre, pero hay disponible algo de producción durante todo el año procedente del Cabo Sur. Sin embargo, un comprador de frambuesas congeladas afirma que los volúmenes son muy bajos en estos momentos. Existe un buen mercado de exportación para las frambuesas sudafricanas congeladas.

“Las frambuesas son muy difíciles de cultivar, así que hay un hueco en el mercado debido a la escasa oferta. Existe demanda a nivel local. Nos encantaría plantar más, pero la genética nos limita”, afirma un agricultor del Cabo Sur, que empezará a cosechar en octubre.

Serbia: Cosecha reducida de frambuesas debido al mal tiempo
Debido a las fuertes lluvias de finales de primavera y principios de verano, la cosecha de frambuesas frescas de esta temporada 2023 es más baja y se va a destinar muy poco a la exportación. Las ventas se concentran en el mercado local, según un gran productor. Sigue habiendo grandes existencias de frambuesas congeladas de la temporada pasada, con unas 25.000 toneladas sin exportar, lo que ha provocado que los precios sean sustancialmente más bajos tanto para las frambuesas frescas como para las congeladas.

Un gran productor y exportador ha advertido a la industria local: “Ya no podemos confiar en el clima. He tomado precauciones con grandes inversiones en infraestructuras, así como en la cadena de frío. En tiempos difíciles, como los que estamos viviendo este año, hay que realizar más inversiones y los márgenes serán menores. Esto significa que los costes de producción pueden llegar a doblarse, pero uno debe hacer todo lo posible para asegurarse de superar estos retos. Llueve y hace sol en todas partes. Los productores serbios deben asumir que los días de recoger y almacenar sin una cadena de frío adecuada han quedado ya atrás”.

Ucrania: Precios bajos para las frambuesas ucranianas
En Ucrania, los precios mínimos de compra de las frambuesas de los pequeños productores han caído por primera vez por debajo de la barrera psicológica de los 50 céntimos de dólar por kg. En las regiones productoras de frambuesas los precios alcanzaron los 18 UAH/kg (0,49 $), y llegaron a observarse los primeros intentos de reducir los precios hasta 17 UAH/kg (0,46 $). Sin embargo, con este precio no ha habido un flujo significativo de personas dispuestas a suministrar frambuesas para su transformación. También han variado los precios en el segmento premium. A principios de semana, los grandes proveedores consiguieron vender frambuesas de “clase A” a precios de hasta 35 UAH/kg (0,95 $), pero al final de la semana, los precios de compra para muchos transformadores bajó a 30 UAH/kg (0,81 $).

En circunstancias normales, la creciente demanda de los transformadores habría sido una señal positiva para el mercado, sin embargo, es poco probable que una cosecha récord de frambuesas en Ucrania estabilice o sostenga el nivel actual de precios. Además, la temporada estival de frambuesas no ha hecho más que empezar, y Ucrania recolecta la mayor parte de sus frambuesas de agosto a octubre.

Norteamérica: Suministro escaso y precios altos
El suministro de frambuesas sigue siendo muy escaso. “Ahora mismo el producto llega de México y el calor ha quemado gran parte de las cosechas, así que el objetivo es tratar de conseguir suficientes”, dice un transportista, señalando que la situación del suministro lleva así desde hace meses.

Dado el estrés térmico, es fundamental vigilar de cerca la fruta que se envía. “Por lo general, cuando los mercados están en una situación así, se tiende a centrarse al máximo en la calidad, y mis clientes están pagando mucho dinero, por lo que son muy exigentes en este sentido”, dice.

Sin embargo, los altos precios de las frambuesas en este momento también están provocando que la demanda esté un poco apagada. “Se están alcanzando unos precios que obligarán a la mayoría a vender la fruta por 6,99-7,99 dólares, y eso, sin duda, reduce la demanda”, afirma.

Por ahora, el producto seguirá llegando de México, aunque dentro de un mes debería empezar a haber fruta de California. Desde allí, la producción irá desplazándose hacia el norte, pasando por las regiones del noroeste del Pacífico, incluida la Columbia Británica (Canadá).

© FreshPlaza.es / Contact

Related Articles

Back to top button