Portada

Resiente Apicultura la ausencia de lluvias

Severamente golpeada por la prolongada sequía de casi cuatro años, la apicultura en Camargo registra una importante contracción. Uno de los productores más importantes de la región informó que antes de la gran sequía, manejaba alrededor de 600 cajas o panales; en la actualidad el número se ha reducido a 150.

En el marco del Día Mundial de la Abeja, el reconocido apicultor Gabriel Contreras Márquez, compartió que entre los cinco productores que quedan en la región manejan al año de una a una y media tonelada de miel.

Generó controversia en la comunidad agrícola la versión compartida ayer por el presidente del Distrito de Riego 113 “Alto del Río Conchos”, Daniel González Gamboa, en el sentido de que la presa La Boquilla cerraría compuertas al momento de llegar al 20% de su capacidad de almacenamiento; en este momento se ubica ligeramente por encima del 27%.

Al respecto Mariano Jáquez Gandarilla, presidente de la Sociedad de Responsabilidad Limitada (SRL) Unidad Conchos, dijo que existe un volumen ecológico del 16% pero no se les ha informado nada sobre detener la extracción al llegar al 20%, “nos faltan por extraer 250 millones de metros cúbicos y el ciclo agrícola avanza bien, algunos Módulos de Riego van más gastados que otros pero esperamos que llueva”, expresó.

Según el reporte diario de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) La Boquilla contaba hasta ayer con un volumen de almacenamiento de 769 millones de metros cúbicos (Mm3) y se encuentra al 27.04 % de su capacidad.

Por otro lado la expresión del también presidente de la Asociación de Agricultores de Camargo indica que, no obstante donde se encuentre el plan de riegos 2022, las compuertas se cerrarían al alcanzar el nivel referido. El dirigente señaló que debido a un cambio de actitud de los usuarios frente a la escasez del vital líquido, existe la posibilidad de que el nivel permita concluir los riegos hasta el último de septiembre.

“En los tiempos en los que teníamos total disponibilidad de agua, regábamos cada 17 ó 18 días; en la actualidad, estamos conscientes de la situación y la irrigación se lleva a cabo cada 22 ó 24 días. Aunado a lo anterior, esperamos que las lluvias comiencen y con ello la posibilidad de continuar hasta concluir el plan anual”, refirió González Gamboa.

Al respecto, fuentes cercanas a la operación de la presa La Boquilla comentaron que el dato se está malinterpretando. “Ciertamente al llegar al 18% de almacenamiento, es decir, a los 520 millones de metros cúbicos, se suspende, pero la generación de energía a través de la hidroeléctrica de la CFE. La extracción para riegos continuaría hasta llegar al 17.5%, es decir, 507 millones de metros cúbicos ya que este es el acuerdo consignado en el plan de irrigación 2022. El escenario descrito llegaría solamente que no se registraran lluvias en el entorno”, trascendió.

“Vamos a seguir cuidando el agua, pero lo cierto es que la presa va para abajo. Sí se va cerrar, ahora sí como dicen sálvese quien pueda. Esperamos que nos llueva este año, porque dependemos como economía de la agricultura”, expresó González Gamboa.

Finalmente, tomando en cuenta los datos obtenidos a través de fuentes cercanas a la Comisión Nacional del Agua, existe una disponibilidad al momento ligeramente superior a los 266 Mm3 considerando que en este momento, La Boquilla, el embalse más grande del estado y principal fuente de abastecimiento de los Distritos 113 y 005, se ubica al 27% con 773 Mm3. Todo lo anterior, insistiendo, en el caso de que no se registre precipitación importante alguna en el entorno.

Fuente: El Diario

Related Articles

Back to top button