Columna

Perfil Agropecuario

+ Asesta Xóchitl demoledores golpes a Sheinbaum.

+ “Canibalismo partidista” a unos días de la elección.

+ Surgen fallas operativas en la protesta “estudiantil”.

+ Mandan a “soldados” a hacer campaña “voluntaria”.

*

Ni con pomada de la campana pudo quitarse Claudia Sheinbaum el calificativo de narcocandidata ni mucho menos defender a su mesías Andrés Manuel López Obrador de recibir dinero y droga del crimen organizado.
En el tercer y último debate presidencial, Xóchitl Gálvez volvió a conectar duros golpes a Sheinbaum y a AMLO, cuando la ex jefa de gobierno cargaba contra Genaro García Luna, ya que la misma fuente que testifica contra el exsecretario federal también lo hace contra el presidente y su corcholata.
La expresión en el rostro de Claudia Sheinbaum lo dice todo, recibió todo el golpanazo y atinó a leer lo que sus asesores le habían preparado pero sin convencer satisfactoriamente al respetable.
Apenas unas horas antes el Instituto Nacional Electoral había solicitado a la candidata de la alianza opositora PAN-PRI-PRD que eliminara de sus redes sociales los vídeos relacionados a la narcocandidata.
Y durante el debate, Xóchitl Gálvez nuevamente conectó el tema pero ahora sustentándolo en el libro “La Historia Secreta” de Anabel Hernández que reseña la relación de López Obrador con el Cártel de Sinaloa.
Difícilmente, la ex jefa de gobierno podrá quitarse ese calificativo y más que la periodista Anabel Hernández la señala directamente a ella y a su jefe de policía Omar García Harfuch.
Mientras los señalamientos de Xóchitl Gálvez contra Sheinbaum Pardo son implacables, crece el respaldo ciudadano hacia el proyecto de la candidata de la alianza PAN-PRI-PRD.
El lleno total del Zócalo capitalino y de las principales plazas del país demuestran el deseo de cambio de rumbo y el patente rechazo al gobierno de López Obrador.
Pero como siempre querido lector usted tiene la última palabra. Al tiempo.

*

En la recta final del proceso electoral se han registrado varias jugadas tendientes a posicionar proyectos políticos entre los ciudadanos en varias partes del territorio chihuahuense.
En algunos casos se podría determinar como un “canibalismo partidista” la suma de candidatos de partidos satélites o de reciente creación a proyectos que van a la delantera.
En Juárez, el candidato de Morena y PT, Cruz Pérez Cuéllar, sumó a personajes ligados al PRI y al PAN, mientras que su contrincante de Pueblo, Jaime Flores, casi declinó a su favor al pedirle que ponga especial énfasis al parque El Chamizal.
En Nuevo Casas Grandes, el aspirante retador del PRI-PAN-PRD, Pedro José “Pichía” García Valenzuela pretende mandar un mensaje de fuerza al sumar a la candidata de Pueblo, Maritza Naidelyn Quintana Macías.
La alianza opositora está cuesta arriba para arrancar a Nuevo Casas Grandes de manos de Edith Escárcega Escontrías de Morena y PT.
El desmoronamiento del partido Pueblo ya es tendencia, pues todos los candidatos renunciaron en Chinipas, mientras que en Saucillo los aspirantes a la alcaldía y planilla de regidores declinaron a favor del representante de México Repúblicano, José Luis “Pancho López” Ceras.
Las candidatas Ana Elizabeth Jiménez Martínez y Elsa Oliva Jiménez Martínez no dudaron en dejar las siglas de su partido Pueblo, y darle su voto útil a un creciente México Repúblicano.
Así como Pueblo, también Movimientos Ciudadano registra un desmoronamiento en Allende y Coronado, donde le renunciaron sus candidatos a la alcaldía.
En López, se desinfla peligrosamente su gallo Heberto Caballero, quien sin duda deberá entregar la presidencia municipal en octubre.
Pero donde se esperaba una reelección tranquila era Meoqui, pero se le complicó a Míriam Soto quien salió de ‘shoping’ por candidatos de otros partidos políticos ya que están a tercios en ese municipio.
Lo lamentable es que Miriam Soto además de dinero también ofrece espacios en Gobierno del Estado por apoyarla, con lo que pone en muy mala posición a la mandataria estatal. Acaso esos ofrecimientos los hace con autorización. Es pregunta.

*

Sin duda que el rector Luis Alfonso Rivera Campos adolece de un equipo eficiente para prevenir protestas estudiantiles y para operar un manejo de crisis como la “toma” de las instalaciones universitarias.
Por todo lo alto falló el secretario Jesús Ignacio “Nachito” Rodríguez Bejarano en contener la infiltración político partidista con la clara intención de desestabilizar la Universidad Autónoma de Chihuahua.
Desde la interposición de amparos en contra del cobro de la cuota de inscripción, azuzados por unos cuantos pseudo líderes, se debió buscar la manera de desactivarlos y evidenciarlos entre la base estudiantil.
También fallaron los directores de las facultades a la que pertenecen esos pseudo líderes a fin de identificarlos y tener nítida la radiografía de los intereses que persiguen.
Pues resulta que varios de los pseudo líderes estudiantiles tienen antecedentes delictivos por abuso o acoso sexual, entre otras linduras.
Ahora tras la toma de Rectoría se les suman daños a propiedad pública y privación ilegal de la libertad, más los que se acumulen.
Allá por el año 1985 en que se registró un movimiento que sacó a miles de estudiantes a la calle y que terminó con la renuncia del rector Reyes Humberto de las Casas, los manifestantes no pudieron tomar las instalaciones de Rectoría.
Este 2024, un puñado de 15 estudiantes y otros 50 porros de colectivos sociales destruyeron la puerta para ingresar a Rectoría y mantener ahí un plantón de varias horas.
Tal situación establece la mala operación del secretario general Rodríguez Bejarano y del área de seguridad universitaria por no contener a los manifestantes, tal vez por no darles mayor exhibición mediática a sus exigencias político electorales.
Tan mal fue el ‘timing’ de las autoridades universitarias que al final hubo que echar mano de la fuerza pública que sin empujones ni torcedura de brazos desalojó la Rectoría.
Está lamentable situación deberá obligar a Luis Alfonso Rivera a establecer protocolos de actuación en este tipo de casos a fin de que la UACH no sea rehén de ningún interés ajeno a la vida universitaria. Al tiempo.

*

En el Partido Acción Nacional contabilizan a los trabajadores del Gobierno del Estado como “voluntarios” para realizar volanteo, cruceros y representantes de casilla en favor de los candidatos de la alianza PRI-PAN-PRD.
Los obtusos dirigentes panistas creen que cada empleado es un “soldado” dispuesto a poner su vehículo personal, gastar gasolina y dinero en bebidas para hidratarse de las altas temperaturas mientras recorren colonias promoviendo el voto.
Sólo por estar en la nómina todos esos empleados deben estar dispuestos a sacrificarse en estas campañas a cambio de seguir cobrando su quincena.
Para una persona con tres dedos de frente, frase muy usada por un ex coordinador legislativo del PAN, mínimamente se debe convencer a los trabajadores en la importancia de apoyar la causa, pero dándole los insumos necesarios como gasolina, unas hieleras con aguas y algún ‘snack’.
No obstante, los genios que dirigen el partido del bolillo con Gabo Díaz a la cabeza no observan la molestia de la gente que participa a regañadientes y que puede darles el voto del castigo en las urnas.
Pondrán manos a la obra para remediar la situación o dejarán que crezca el malestar. Es pregunta.

*

PUNTO FINO.- Con la finalidad de aminorar el fracaso en la construcción del relleno sanitario prometido por Marco Bonilla y que no pudo cumplir, el municipio aprovecha que fueron desechados algunos amparos.
No hay duda que Bonilla Mendoza no concretó su obra insignia en Mápula y hay muchos cuestionamientos de supuestos negocios con el proyecto del relleno y el aprovechamiento de los residuos domésticos.
Ahora con la supuesta victoria municipal porque un juez de distrito negó el amparo de la justicia federal a una serie de recursos promovidos en contra del nuevo relleno sanitario metropolitano en Mápula, pretenden lucrar mediáticamente con el asunto.
Ahora resulta que tres años fueron insuficientes para Marco Bonilla, por lo que requiere tres más para realizar este proyecto que por una mala operación y socialización fue truncado por ciudadanos que se ven afectados.
Ahora a quién culpará Bonilla Mendoza de sus pésimos resultados. Es pregunta.

Related Articles

Check Also
Close
Back to top button