Portada

Nadie está obligado a lo imposible; Chihuahua sin agua para pagar el tratado: Mario Mata

“Nadie está obligado a lo imposible, no hay manera de que Chihuahua pague el agua”, consideró Mario Mata Carrasco, vocal de la Cuenca del Río Bravo y conocedor del Tratado Internacional de Aguas de 1944.

Ello luego de que legisladores de Texas acusaron a México de incumplir con el tratado y amenazaron con realizar gestiones para que se retire el apoyo a este país.

Chihuahua no tiene las condiciones para cubrir el tributo con los escurrimientos, dado que el agua de las presas es insuficiente hasta para los cultivos, por lo que sólo se autorizó el riego para el 40 por ciento de la superficie,”El siguiente año, a menos que suceda algo excepcional, no habrá ciclo agrícola con agua rodada superficie, tendrá que hacerse con agua subterránea de pozos”.

Destacó que no hay agua para cubrir la semanas del sector agropecuario local, menos para enviar a otros estados u otro país.

Chihuahua es la entidad que más aporta al Tratado Internacional de Aguas, del total de los escurrimientos el río Conchos sigue aportado más del 72%, cuando históricamente en años anteriores aportaba entre el 51 y 58 por ciento, sin embargo persiste una situación generalizada de sequía excepcional.

Una situación muy complicada a consecuencia de la sequía

La entidad es uno de los cinco estados más secos en la república mexicana, junto con Sonora, Durango, Coahuila y Nuevo León. El cien por ciento del territorio se encuentra en los niveles más altos de sequía. Actualmente, 35 de los 67 municipios, es decir, el 52.2% de lo territorio está afectado por sequía excepcional, 29 municipios se encuentran en sequía extrema y 3 en sequía severa.

La Sierra Tarahumara es una de las regiones con sequía excepcional, justo en este es la fábrica de lluvia, donde nacen los ríos Conchos y San Pedro, los cuales llegan a las presas y con ello se apoya el pago al tratado. El Conchos es el mayor tributante.

Foto: Pablo Rodríguez / El Heraldo de Chihuahua

Los demás estados que forman parte del tratado, sobre como son Nuevo León y Tamaulipas, que solo reciben y no aportan, se opusieron a que aplicará el Acta 234 en este primer ciclo, que se avizora se tendrá un déficit, pero ello se conocerá hasta octubre del 2025.

Mario Mata consideró que en este primer ciclo el tributo no podrá cumplirse, lo que obligará a que en el segundo ciclo no se quede déficit, “Hasta el día de hoy, no podemos hablar de que se esté incumpliendo con el tratado porque no se ha acabado el quinquenio”.

Explicó que a partir de octubre de 2025 se harán las cuentas para determinar si hay o no faltante con el compromiso.

A la fecha Chihuahua está cursando por un ciclo agrícola reducido al 40 por ciento de la superficie, lo que será un golpe económico para el estado y para el país en cuestión de producción de alimentos.

Esta es la peor sequía de la que se tenga registro.

Existe mala gestión hídrica

La mala gestión hídrica y la falta de conocimiento para la aplicación del Acta 234 ya ha causado bastante sufrimiento para Chihuahua, por lo que en esta ocasión ya se preparan para vigilar que la Comisión Nacional del Agua cumpla con su trabajo.

El ingeniero Mario Mata Carrasco recordó que al finalizar el ciclo 34, en octubre de 2015, se contaba con agua para dejar en cero el compromiso, sin embargo se incurrieron en varios errores como por ejemplo cubrir el déficit hasta febrero de 2016, es decir, cuatro meses después, a pesar de que se podía haber pagado.

Otro error fue no haber aplicado el Acta 234 durante el ciclo 35, por lo que en el año 2019 a punto de concluirse el ciclo se tenía un faltante que iba a ser muy difícil de ocurrir, lo que derivó en los sucesos del 2020.

Este año existe una sequía excepcional, y el tratado marca que al tener una situación de este tipo se da un ciclo más para cumplir con el compromiso, lo que significa que durante el ciclo 37 deberá cumplirse de manera normal más el faltante del 36.

“Esperemos que lleguen buenas lluvias y ahora sí Conagua haga bien su trabajo y administre bien el agua de la cuenca”, afirmó.

El Acta 234 además establece como se puede abonar en el segundo ciclo, que es la oportunidad que se brinda en caso de un evento o accidente en el sistema hidrológico.

Foto: Pablo Rodríguez / El Heraldo de Chihuahua

Entre las posibilidades está cambiar el porcentaje de asignación, es decir, ya no sería un tercio para EU y dos tercios para México, sino que puede ser 50% y 50%, 70% para EU y 30% para México, incluso 100% para EU y cero para México.

Una manera más de pagar o abonar con las dos terceras partes de México, una tercera manera de pagar es con el agua de las presas internacionales, tal y como se hizo en el año 2016.

“Hay condiciones extremas que impiden el cumplimiento del tratado, pero que pueden variar en el siguiente quinquenio”, señaló Mario Mata, quien recuerda que ha habido años que se cubre la deuda y se tiene que dejar correr el agua al mar porque se llenan las presas internacionales como en 1958 y 2008.

En su opinión personal, Mario Mata está de acuerdo en que se aplique el Acta 234 conservando el agua necesaria para las ciudades y que estas tengan asignación para uso público urbano.

Tributantes del tratado internacional

El río Conchos ha tributado el 73% del agua que los seis afluentes mexicanos aforados deben entregar para cumplir con el Tratado de Aguas de 1944. En total México ha entregado 473.554 millones de metros cúbicos (Mm3).

En un mes la cantidad pasó de 472.494 Mm3 a 473.554 Mm3, es decir, se logró aportar 1.06 Mm3. El volumen que resta para el cierre del ciclo actual es de 1,685.051 Mm3, de acuerdo al reporte de las asignaciones de agua a Estados Unidos del río Bravo que se consigna en la Comisión Internacional de Límites y Aguas entre México y Estados Unidos para el ciclo 36.

El reporte asienta que en la semana del 5 al 11 de mayo de 2024 se entregaron 0.191 Mm3.

A pesar de la sequía el río Conchos sigue siendo el mayor aportante de los 6 afluentes mexicanos aforados del río Bravo. Hasta el 16 de mayo ha entregado 344.757 Mm3. Del 6 de abril había aportado 344.400 Mm3, por lo que su aportación en el último mes fue de 0.357 Mm3.

Foto: Archivo / El Heraldo de Chihuahua

El ciclo 36 inició el 25 de octubre de 2020 y terminará el 24 de octubre de 2025, sin embargo hasta el momento no hay condiciones para cumplir con el tributo ante la ausencia de lluvias. Al no haber un adeudo se puede pagar hasta el próximo quinquenio, sin embargo algunos Senadores de EUA iniciaron el amago hacia México para que cumpla con el Tratado de Aguas de 1944.

El Tratado Internacional de Aguas se paga con los excedentes de las presas, un tercio corresponde a Estados Unidos de América y dos tercios para México, el resto de las aguas permanece en las presas y de acuerdo al Artículo 20 de la Ley de Aguas Nacionales la Comisión Nacional del Agua concesiona esa agua para el uso agrícola, industrial o urbano de acuerdo a cada caso. El consumo humano es prioridad.

El resto de los afluentes ha aportado 128.87 Mm3. El río San Diego 74.046 Mm3, en el último mes aportó más que el Conchos con 0.379 Mm3. El Arroyo de las Vacas aportó 0.113 Mm3 y pasó a 11.054 Mm3 su contribución. El río Escondido pasó de 6.555 Mm3 a 6.584 Mm3, su contribución fue 0.029 Mm3.

El río Salado 28.573 Mm3 no aportó nada, al igual que el río San Rodrigo 8.613 Mm3 Dentro del ciclo 36, el año que más agua se aportó fue de 2021-2022 con 296.366 Mm3, de estos el río Conchos aportó 245.809 Mm3, que es el 82.94 por ciento, ello gracias a las lluvias atípicas que se registraron en septiembre y ayudaron a que las presas de la entidad alcanzarán su nivel máximo y algunas estuvieron vertiendo por días.

Las presas al 31% de su capacidad

Foto: Archivo / El Heraldo de Chihuahua

Las 10 presas que tienen incidencia en Chihuahua se encuentran al 31 % de su capacidad, un 40% menos en comparación al año 2023.

El cuerpo de agua más grande en el estado, es La Boquilla y está se encuentra al 27.27% de su nivel, cuando el año pasado se encontraba al 65.82%.

La presa Francisco I. Madero del afluente San Pedro está al 24.88%, mientras que la presa Luis Laureano León de la corriente del Conchos registra un 79.47% de su capacidad, a través de esta presa se paga el tratado.

Las pesas San Gabriel y Pico del Águila de la corriente del río Florido también aportan pero la primera se encuentra al 38.08% y al 50.09% respectivamente.

Fuente: El Heraldo de Chihuahua

Related Articles

Back to top button