Agricolas

Monitoreo de vegetación en zonas semiáridas incendiadas

La Dra. Diana Yemilet Ávila Flores, investigadora del Campo Experimental Saltillo, perteneciente al Centro de Investigación Noreste (CIRNE) del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP), realizó estudios de Monitoreo de Vegetación en Zonas Semiáridas Incendiadas, a fin de evaluar la biodiversidad de la vegetación en seis parcelas experimentales de las cuales tres fueron afectadas por un incendio forestal en el año 1972.

/cms/uploads/image/file/797257/Yucca_carnerosana__2_.jpg

El estudio se realizó en la Cuenca Silvopastoril localizada en la región hidrológica Bravo-Conchos (RH24Be) dentro de la Sierra de Zapalinamé, en el Municipio de Saltillo. Se instalaron seis parcelas demostrativas de 400 metros cuadrados, tres de las cuales se instalaron en el área afectada por el incendio y tres en un área testigo.  Se tomaron datos dasómetricos y ecológicos en los estratos herbáceo, arbustivo y arbóreo. Se realizó un censo de todos los arbustos y árboles de 0.5 centímetros de diámetro. A todos los individuos se les efectuaron mediciones de diámetro normal, diámetro de copa y altura.

La Dra. Ávila señaló que, como resultado de estos estudios, se demostró que la biodiversidad de las áreas incendiadas ha sido afectada, ya que éstas áreas, se encuentran dominadas por una sola especie (Q. pringlei) la cual tiende a ser secundaria después de un disturbio ecológico. Las áreas testigo, se encuentran en un estado de conservación normal. De acuerdo con los resultados obtenidos, estas últimas pueden usarse como modelo, para realizar acciones de restauración y rehabilitación de uno de los ecosistemas más representativos del noreste de México.

/cms/uploads/image/file/797256/cuenca_panoramica_2.jpeg

En muchos ecosistemas los incendios forestales tienen un impacto negativo, por la degradación que producen en el suelo y la cobertura vegetal, sin embargo, los efectos causados por el fuego no necesariamente son negativos, dado que influye en la heterogeneidad estructural de los ecosistemas, la cual es esencial para el mantenimiento de la biodiversidad, la cual,  subrayó la investigadora, se ha convertido en los últimos años en uno de los principales retos en la gestión y conservación de los recursos naturales.

La diversidad abarca a las especies de plantas, animales, hongos y microorganismos que viven en un espacio determinado, la variabilidad genética, los ecosistemas de los cuales forman parte estas especies y a los paisajes o regiones en donde se ubican los ecosistemas. La diversidad es un concepto que permite diferentes interpretaciones, aunque en general se emplea como sinónimo de diversidad de especies.

/cms/uploads/image/file/797255/Cuenca_incendios_panoramica.jpeg

Publicación electrónica disponible en Biblioteca Digital del INIFAP

https://vun.inifap.gob.mx/BibliotecaWeb/_Content?/=14411

Related Articles

Back to top button