Agricolas

La escasez de agua en Texas está provocando un cambio en los cultivos

Los patrones meteorológicos en Texas, el segundo estado más grande de EE. UU. después de Alaska, han sido muy inestables últimamente. “El verano en Texas es sinónimo de un tiempo muy agitado, con calor, lluvia, viento y huracanes”, afirma Dante Galeazzi, de la Texas International Produce Association. El este de Texas, que incluye la ciudad de Houston, sufrió varias tormentas hace unas semanas. Una de estas tormentas azotó el centro de Houston y provocó que 700.000 personas se quedaran sin electricidad durante días. En esta época del año, las sandías son la gran cosecha de fruta en el este de Texas. “Afortunadamente, parece que el cultivo de sandías salió adelante”, dice Galeazzi. “Las plantas estaban en el suelo en el momento de la tormenta, pero todavía era temprano y la fruta no se había desarrollado todavía. Dentro de unas semanas, tendremos una mejor idea de las estimaciones de producción”.

El calor afecta a los calibres
Por otro lado, en el Winter Garden y en la parte sur y central del estado ha hecho calor, pero las condiciones meteorológicas para las cebollas, coles y melones han sido buenas. Más al sur, en el Valle del Río Grande, ha hecho un calor inusual. “Hemos tenido temperaturas de 38 °C durante semanas seguidas”, dice Galeazzi. Mientras que la cosecha de cebollas ha terminado recientemente, la de melones y sandías continuará unas semanas más. Con el actual índice de calor, la sensación térmica de esos 38 °C es de 48 °C, así que las cuadrillas de cosecha lo tienen complicado. “La recolección suele limitarse a las primeras horas de la mañana hasta el mediodía”, comenta Galeazzi. La brevedad de las jornadas de cosecha está dificultando la producción, por lo que se tardará más en recoger los cultivos. “Parece que la cosecha se prolongará durante buena parte de junio”. El calor y la falta de agua también están provocando que la fruta sea de menor tamaño. “El calor y la limitación de los riegos han repercutido en la diversidad de la producción, lo cual dificulta la situación para los productores y expedidores. Todos prefieren que haya un buen surtido de tamaños para sus clientes”, detalla Galeazzi. Este año, la mayor parte de la fruta tiende a un calibre más pequeño. “Lo bueno es que el calor aumenta los niveles de azúcar, por lo que los melones son dulces y deliciosos”.

Cambio en los cultivos
Debido al calor extremo y a las escasas precipitaciones, los embalses del Valle del Río Grande se encuentran en niveles ínfimos. “No hay agua suficiente para regar el surtido habitual de cultivos, y los agricultores tuvieron que ser estratégicos a la hora de plantar el otoño pasado. Estamos viendo menos verduras de hoja verde y casi nada de brócoli, apio y coliflor”. Hay menos flexibilidad con el agua para estos cultivos más cortos que tardan entre 45 y 70 días en madurar. En cambio, esta temporada ha aumentado la superficie dedicada a sandías, cebollas y coles. Además de un cambio en la variedad de cultivos, algunos agricultores han dejado los campos en barbecho o han plantado cultivos de cobertura como el sorgo.

Para más información:
Dante Galeazzi
Texas International Produce Association
Tel.: +1 (956) 581-8632
dante.galeazzi@texipa.org
www.texipa.org

Related Articles

Back to top button