Minería

Integra tecnología compañía minera

Localizadores GPS, procesos de trituración automatizados e instalaciones con WiFi es la forma como Minera Capela integra tecnología en extracción de minerales y procesamiento.

El GPS integrado en la lámpara minera de los cascos permite ubicar a los trabajadores en tiempo real dentro de la mina en caso de una emergencia y agilizar su rescate.

“La primera función es iluminar la mina, la otra es que tiene un chip monitoreado desde el cuarto de control en las oficinas.

“En todo momento sabemos cuánta gente hay en la mina y en qué lugares”, dijo Fidel Zapico, asesor de seguridad de la minera.

Cuando hay una emergencia, desde el cuarto de control se hace que la lámpara parpadee para que los mineros se dirijan a un punto seguro.

Los trabajadores también pueden comunicar urgencias al cuarto de control a través de la lámpara.

Además, 85 por ciento de la planta de beneficio, donde se tritura el mineral, está automatizada y se supervisa en tiempo real desde un centro de control.

“Es un proceso automatizado, el operador sólo monitorea y toma decisiones muy básicas, la mayoría de las decisiones las toma el sistema de control con lógica de control con sistemas matemáticos”, dijo Jaime Navor Reyes, asesor de control de procesos de Capela.

Minera Capela es parte de Peñoles y de ella se extraen zinc, plomo y cobre.

La mina representa una inversión de 5 mil 600 millones de pesos para Peñoles.

El proceso de explotación empezó hace una década y fue hasta marzo de 2020 cuando arrancó operaciones.

En promedio se extraen un millón 500 mil toneladas de material al mes, el cual se procesa y se extraen 5 mil toneladas de concentrado de zinc, 2 mil 200 de cobre y casi 900 toneladas de plomo.

Se calcula que hay reservas de 20.5 millones de toneladas de mineral, lo que garantiza operación por 20 años.

Además, se continúan los trabajos de exploración para encontrar nuevas reservas.

Los residuos peligrosos que resultan de la operación, como aceites lubricantes gastados, son entregados a empresas especializadas para que sean usados como combustibles alternos.

Se generan 18 toneladas de estos residuos al mes.

“Se busca que, una vez que generamos los residuos, se les dé una valorización. Los residuos peligrosos que se generan son enviados a través de empresas autorizadas por Semarnat donde el enfoque es la valorización, como el reciclaje, el coprocesamiento o la reutilización”, afirmó Nedra Guajardo, responsable de medio ambiente en Capela.

El consumo de agua es de la que sale de la tierra cuando se perfora para la mina, de recolección de lluvia y de una planta de tratamiento.

Se recicla y se reutiliza 85 por ciento del agua y el resto se pierde en la evaporación o procesamiento del mineral.

“Queremos aprovechar al máximo el agua y usar la menor cantidad posible de agua natural”, explicó Humberto Moreno, superintendente general de operaciones de la mina.

Capela cuenta con 549 trabajadores sindicalizados, 145 empleados y 206 contratistas; 188 mujeres trabajan en la operación.

Fuente: www.mural.com.mx

 

Related Articles

Back to top button