AgricolasNoticias

Grupo de Cairns en la OMC: apremia reformar esquemas de subvenciones a la agricultura

Ha llegado el momento de que miembros de la OMC se comprometan seriamente y hagan realidad un acuerdo de las imperiosamente necesarias reformas de regímenes de ayuda interna y subvenciones a la agricultura. Con ello en mente, el Grupo de Cairns de países exportadores de productos agropecuarios (Australia, Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Filipinas, Guatemala, Indonesia, Malasia, Nueva Zelanda, Pakistán, Perú, Sudáfrica, Uruguay y Vietnam) ha elaborado un marco encaminado a orientar las reformas.

El monto de ayudas internas que distorsionan el comercio y es otorgado por diversos países desarrollados y en desarrollo ha aumentado a ritmo alarmante y, en ausencia de control o freno alguno, podría alcanzar dos millones de millones de dólares. Para países que dependen en buena medida de exportaciones de productos agropecuarios, pero que no otorgan el mismo apoyo distorsionador del comercio a sus sectores agropecuarios, estas medidas y subsidios hacen que cada vez sea más difícil competir.

No hay igualdad de condiciones en el comercio agropecuario mundial. Los 10 principales titulares de derechos acaparan casi 80% de ayudas que distorsionan el comercio. El estancamiento de negociaciones agropecuarias ha durado demasiado. Hace veinte años, la Ronda de Doha de negociaciones multilaterales fue puesta en marcha por altas expectativas de varios países de que disciplinas de apoyo a la agricultura y regímenes altamente distorsionadores del comercio de algunos países serían atendidos y se establecerían condiciones más equitativas. Lo anterior beneficia los intereses de los miembros de la OMC.

Muchos países no pueden permitirse mantener costosos regímenes de ayuda que distorsionan el comercio y, en consecuencia, pierden cualquier ventaja comparativa que pudieran tener al intentar competir con otros países en un mercado mundial extremadamente distorsionado. La reforma de la agricultura a nivel mundial deberá hacerse de manera colectiva y los beneficios de llevarla a cabo también deberán incluir mejorar la sostenibilidad, la gestión de los recursos y la seguridad alimentaria.

Hay quienes argumentan que la seguridad alimentaria es autosuficiencia, pero es imposible que un país alcance por sí solo ese objetivo. Además, sólo fomenta que se otorguen más subvenciones.

Reformar la agricultura para que los alimentos sean producidos eficazmente y ofertados a los mejores precios a través de cadenas globales de suministro abiertas, transparentes y seguras es vital para lograr la seguridad alimentaria mundial. Es un objetivo que todos deberíamos esforzarnos en alcanzar, sobre todo dadas las repercusiones de la pandemia en nuestras economías, particularmente en el sector agrícola. Si realmente se cosecha lo que se siembra, entonces aspiremos a cosechar reformas significativas.

Espero sus comentarios en downunder.mexico@dfat.gov.au o en Facebook y Twitter como @AusEmbMex

Related Articles

Check Also
Close
Back to top button