Pecuaria

En un entorno de desafíos y oportunidades, arrancó el Congreso Intercontinental 2024 de la Opormex

Heriberto Hernández Cárdenas aseguró que a nivel mundial, la porcicultura está atravesando una reestructuración profunda, derivado de factores internacionales como lo son los conflictos geopolíticos, escasez de mano de obra y las tendencias de consumo, cuyos efectos repercuten en el sector mexicano.

Con estas palabras del presidente de la Organización de Porcicultores Mexicanos (Opormex) arrancó el 3º Congreso Intercontinental del organismo en la Riviera Nayarit, acompañado del gremio, autoridades federales, extranjeras y representantes del segmento pecuario nacional.

El presidente de la Opormex señaló que por todos estos desafíos resulta indispensable que los productores refuercen los trabajos, en conjunto con la industria y sus diferentes eslabones, en torno a temas como sostenibilidad, bienestar animal, administración de recursos, promoción al consumo y economía circular, pues esto se traducirá en mayor competitividad.

La porcicultura mexicana pierde competitividad

Actualmente, la producción porcina en México presenta un amplio déficit respecto a la demanda, especialmente si se le compara con otras latitudes con las que competimos en el ámbito comercial, lo que se refleja en un entorno de desventaja para las operaciones en las granjas.

Destacó que desde la pandemia por la Covid-19, que llegó al país en 2020, la ingesta per cápita de carne de cerdo pasó de los 18.5 kilogramos a 22 kg., sin embargo, gran parte de este crecimiento ha sido capitalizado por la proteína importada y la “apertura indiscriminada de nuestro mercado”, afectando gravemente a los porcicultores locales.

☞ EL DATO: Durante el acto inaugural se reconoció a Alfonso Giménez, director de Grupo Mirasol, que actualmente se encuentra en el top 10 de las principales productoras porcícolas a nivel nacional.

A esto se suma la pérdida de competitividad en los destinos internacionales, a raíz de la fortaleza del peso mexicano contra el dólar estadounidense, haciendo que para los socios comerciales sea más atractivo buscar otros proveedores que ofrecen precios reducidos.

Pese a todo, la porcicultura cuenta con recursos envidiables

No obstante, Heriberto Hernández aseguró que nuestra porcicultura tiene grandes oportunidades para crecer, sin importar la escala, pues “tenemos tierra, agua, gente y clima”, y en cantidad y condiciones que otros países desearían tener, por lo que no deben ser desaprovechados.

Al ser Canadá el país invitado para esta edición del Congreso Intercontinental de la Opormex, el embajador de ese país en México, Graeme Clark, envió un mensaje en el que aseguró que ambas naciones tienen una estrecha relación estratégica en los ámbitos comercial y alimentario.

Afirmó que ven este espacio como una oportunidad para fortalecer aún más esta sinergia, dando continuidad a los trabajos en materia de seguridad e inocuidad alimentaria, así como en cuestiones de desarrollo tecnológico y sostenible para el sector porcícola.

La porcicultura mexicana, fuente de crecimiento y desarrollo

El Ing. Luis Fernando Haro, director general del Consejo Nacional Agropecuario (CNA), reconoció la resiliencia de la porcicultura nacional, afirmando que aún frente a los retos de carácter nacional e internacional, sigue incrementando su desempeño y llevando proteína animal de calidad a los hogares mexicanos y en el extranjero.

Resaltó que esta actividad se ha visto reforzada por el liderazgo de Heriberto Hernández al frente de la Opormex, pues fue su iniciativa la que propició la unidad de todo el sector bajo una misma bandera, con el objetivo de velar eficientemente por sus intereses.

Finalmente, Víctor Villalobos Arámbula aseguró que la porcicultura nacional, además de ser indispensable para la seguridad alimentaria de nuestro país, es impulsora de desarrollo en las comunidades rurales, y por lo tanto, generadora de riqueza y bienestar.

El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Agricultura) calificó el trabajo con la Opormex como un ejemplo de labor en equipo, pues la suma de esfuerzos ha permitido fortalecer las medidas sanitarias y preventivas en todos los puntos de entrada a México, con el objetivo de mantener fuera del territorio amenazas como la Fiebre Porcina Africana (FPA).

Fuente: Porcicultura.com

Related Articles

Back to top button