Portada

Crece conflicto por agua del Río Grande

Un conflicto por el agua entre Estados Unidos y México que se remonta a décadas atrás se está volviendo cada vez más urgente en las comunidades de Texas que dependen del Río Grande (conocido como Río Bravo del lado mexicano), señala un reporte publicado por The Washington Post.

El reporte periodístico señala que los líderes de Texas ahora exigen que el Gobierno mexicano comparta el agua o enfrente recortes en la ayuda estadounidense.

En un conflicto diplomático en aumento, México está atrasado en sus obligaciones bajo un tratado de 80 años que rige los flujos transfronterizos del Río Colorado afectado por la sequía. Durante décadas, México ha resistido la entrega de agua a Estados Unidos desde sus embalses en la cuenca del Río Grande, ya que enfrenta sus propias presiones de sequía en cultivos sedientos y valiosos destinados a la venta al otro lado de la frontera.

Pero algunas ciudades de Texas están llegando a un punto de quiebre, con dos embalses clave en mínimos históricos.

La escasez de agua de este año ya ha obligado al cierre de una planta procesadora de caña de azúcar, lo que ha costado a la región cientos de empleos y un cultivo importante. Y al menos una ciudad fronteriza enfrenta la posibilidad de detener la construcción de nuevas obras, al menos temporalmente, por falta de agua.

Los líderes de Texas están pidiendo al secretario de Estado, Antony Blinken, que presione a México y están instando al Congreso a retener la ayuda estadounidense al país hasta que fluya el agua desde los embalses mexicanos. En este momento, dicen, esa es su mejor esperanza, o un huracán.

“Seguimos teniendo suerte. Justo cuando estamos a punto de quedarnos sin agua, llega una tormenta tropical,” dijo el representante estatal Terry Canales, un demócrata cuyo distrito incluye las ciudades fronterizas de Edinburg y McAllen. “Eventualmente, la suerte se acaba”.

Un río menguante

El Río Grande una vez fluyó como un poderoso río desde las montañas del Suroeste de Colorado hasta el Golfo de México. Pero siglos de crecimiento y desarrollo, y más recientemente una mega-sequía vinculada al calentamiento global causado por el hombre, han cortado esencialmente el río en dos.

Su tramo superior se seca casi completamente justo después del punto más occidental de El Paso. Río abajo, ríos que fluyen desde las montañas del Noroeste de México alimentan una nueva sección del Río Grande a lo largo de la frontera de Texas, o al menos deberían hacerlo.

Esos flujos han disminuido a medida que México ha represado cada vez más sus ríos y construido nuevos embalses desde la firma del tratado de agua de 1944, según funcionarios de agua de Texas.

El tratado requiere que Estados Unidos envíe 1.5 millones de acres-pie de agua del Río Colorado cada año, y que México envíe 1.75 millones de acres-pie de agua a Estados Unidos cada cinco años en el Río Grande. Un acre-pie, suficiente para esparcir 1 pie de agua sobre un acre, es aproximadamente la cantidad que dos o tres hogares típicos usan en un año, lo que significa que México debe enviar a Estados Unidos suficiente agua para alrededor de 1 millón de hogares cada año, en promedio.

Un déficit creciente

México se ha retrasado en hacer entregas regulares, según datos de la Comisión Internacional de Límites y Aguas, la organización que supervisa el uso del agua del Río Grande por parte de ambos países.

Durante un ciclo de entrega de agua de cinco años que comenzó en noviembre de 2020, México ha entregado aproximadamente la cantidad de agua que Estados Unidos esperaría recibir en un solo año. México ha incumplido con sus obligaciones por cientos de miles de acres-pie en casi todos los períodos de cinco años desde 1997.

El tratado no requiere que México haga entregas regulares, y no hay ninguna penalización si no cumple con sus objetivos de cinco años.

Pero la falta de flujos constantes desde México ha dejado la parte de Estados Unidos de las aguas en las presas Amistad y Falcón, que se encuentran en la frontera entre Estados Unidos y México, con 28 por ciento y 12 por ciento, respectivamente, de sus capacidades justo cuando el clima caluroso y seco se establece.

No es que México no quiera entregar el agua, dijo Luis Ribera, profesor y economista de Texas A&M AgriLife Extension. Ambos lados de la cuenca del Río Grande han experimentado una demanda creciente de cultivos que requieren mucha agua, poblaciones en auge y sequías perennes.

Desde que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA) entró en vigor en 1994, el Norte de México ha pasado de productos secos, como maíz, sorgo y algodón, a frutas y verduras de alto valor que pueden vender en los mercados estadounidenses, dijo Ribera. Estos cultivos lucrativos requieren mucha más agua para cultivarse.

Se sabe relativamente poco sobre cuánta agua está siendo utilizada por quién en la cuenca del Río Grande, o cuánta se filtra en canales sin revestimiento o se evapora con el calor, dijo María-Elena Giner, la comisionada estadounidense de la Comisión Internacional de Límites y Aguas.

Eso significa que las escaseces de agua “simplemente se han estado acumulando,” dijo Ribera.

Pero no es sólo una crisis de sequía: es un ejemplo de cómo el cambio climático puede complicar la cooperación internacional. Y el tema se está volviendo cada vez más político.

Un conflicto internacional en ciernes

Los senadores estadounidenses de Texas, ambos republicanos, y un grupo bipartidista de ocho miembros de la Cámara de Representantes instaron la semana pasada a los líderes del presupuesto del Congreso a retener la ayuda estadounidense “hasta que México haya acordado proporcionar entregas de agua más confiables y consistentes a Estados Unidos”.

Esto sigue a repetidas solicitudes de funcionarios estatales y locales de Texas para que Blinken eleve el agua entre los temas que el país persigue con México, como la inmigración indocumentada y el tráfico de fentanilo.

“Rezamos para que haya una oportunidad de que México se vea motivado a hacer las entregas de agua que nos debe”, dijo la representante republicana Mónica De La Cruz. Los funcionarios de Texas han estado “utilizando todos los recursos posibles para asegurarse de que México sepa que este es un tema importante no sólo para nuestro distrito sino para toda América”.

Hasta hace poco, había esperanza de que una resolución entre los dos países fuera inminente. Negociaron durante todo 2023 una revisión del tratado de agua de 1944 que habría dado a México más flexibilidad para hacer sus entregas de agua, al mismo tiempo que lo alentaba a hacerlas de manera más regular.

Los funcionarios mexicanos de la Comisión Internacional de Límites y Aguas entre México y Estados Unidos, declinaron una entrevista y remitieron a The Washington Post a los funcionarios estadounidenses de la institución. No se pudo contactar a los funcionarios de la Embajada mexicana en Washington para hacer comentarios.

Antes de las elecciones mexicanas del próximo mes, las conversaciones han languidecido y la oposición en México a un acuerdo ha crecido. Un senador mexicano dijo al medio de comunicación Milenio que el acuerdo podría hacer que la irrigación fuera imposible en grandes extensiones del país e impediría el crecimiento y el desarrollo a lo largo de su frontera Norte.

Las comunidades fronterizas, como la ciudad de Mission, Texas, mientras tanto, están luchando por hacer que su limitada reserva de agua dure el mayor tiempo posible. Los líderes de la Ciudad consideraron recientemente una propuesta para prohibir temporalmente los permisos de construcción nuevos debido a preocupaciones por la escasez de agua.

Antes de que las cosas lleguen a ese punto, la Ciudad planea imponer un nuevo conjunto de tarifas de agua escalonadas este verano, que significarán costos más altos una vez que un usuario supere ciertos niveles de consumo de agua, dijo el administrador de la Ciudad de Mission, Mike Pérez. Por más preciosa que sea el agua en esta parte del país, es tan barata que los residentes tienen poco incentivo para reducir su uso, dijo.

“Tenemos que comenzar a hacer que la gente se dé cuenta de que vamos a tener que hacer algo”, dijo Pérez.

De lo contrario, la región sólo puede rezar por lluvia. Cuando México ha podido cumplir con sus obligaciones de agua en el pasado, ha sido porque un huracán u otro sistema tropical ha hecho llover sobre la región. Con una temporada de huracanes en el Atlántico activa este año, eso podría significar alivio para el Río Grande.

Pero si ese es el único plan para escapar de la crisis del agua, dijo Canales, el representante estatal, no es un plan en absoluto.

Impactos crecientes en ambos lados

La crisis está causando dolor a ambos lados de la frontera.

El cierre en febrero de un ingenio azucarero en Santa Rosa, Texas, fue una alerta roja de que el statu quo ha cambiado. Debido a que la caña de azúcar fermenta rápidamente, la pérdida de la instalación significa que los agricultores ya no pueden cultivar y vender caña de azúcar de manera viable en el Valle del Río Grande.

Los productores de cítricos podrían ser los siguientes en sentir los grandes impactos. Aunque sus árboles pueden sobrevivir una temporada con agua mínima, los productores no pueden seguir adelante por mucho tiempo sin una cosecha.

Las pérdidas podrían repercutir en una región que ha visto un aumento en el almacenamiento y el comercio relacionados con el comercio con México. La pérdida de toda la producción de cultivos irrigados costaría al Valle Bajo del Río Grande en Texas cerca de $500 millones en actividad económica y alrededor de 8,400 empleos, según un informe de investigadores de la Universidad Texas A&M en diciembre.

En México, el dolor de los agricultores es igual de agudo. Algunos ocuparon una presa en un enfrentamiento mortal en 2020 para protestar por las entregas de agua a Estados Unidos.

Los funcionarios del estado de Chihuahua en México han estado trabajando para mejorar la conservación y reutilización del agua en respuesta a la creciente demanda tanto de agua potable como de riego, dijo Mario Mata Carrasco, director ejecutivo de la Junta Central de Agua y Saneamiento del estado.

La escasez de agua, dijo, es “una situación global que nos ha obligado a tomar decisiones e invertir en una gestión del agua nueva y mejorada”.

Pero eso no alivia la frustración en el lado texano de la frontera.

“Están expandiendo su agricultura irrigada y están matando la nuestra”, dijo Sonny Hinojosa, un defensor del agua que forma parte de la junta de la Autoridad Regional de Agua del Río Grande. “Están haciendo cultivos con agua que legítimamente es nuestra”.

Las empresas agrícolas están enfrentando la muerte por mil cortes, dijo Dante Galeazzi, director ejecutivo de la Asociación Internacional de Productores de Texas.

Para cada uno de ellos, dijo, “estás en el punto en que estás alcanzando ese milésimo corte”.

Fuente: El Diario de El Paso

 

Related Articles

Back to top button