Portada

Cambio climático nos dejará sin buen café, pero con más aguacates

Al ritmo actual de calentamiento global, México ganará tierras altamente aptas para el cultivo de aguacate. Sin embargo, el café podría convertirse en artículo de lujo para el año 2050.

Los mejores granos de café provienen de lugares como Brasil, Indonesia o Colombia, pero estos climas privilegiados podrían desaparecer por el cambio climático, de acuerdo con expertos de la Universidad de Zúrich.
A cambio, los científicos vaticinan que las tierras aptas para la producción de aguacates se incrementarán en países como México, aunque disminuirán en otros como Perú.

Los especialistas suizos combinaron modelos climáticos globales sobre los tipos de suelo, las pendientes de los terrenos y los niveles de pH requeridos para ciertos cultivos.

Así examinaron el rendimiento potencial de la producción futura de algunos de los productos más importantes para el consumo humano, entre ellos, el café y los aguacates.

Las áreas aptas para cultivar café se reducirán 50% para 2050

De acuerdo con la investigación, las principales áreas productoras de café a nivel global, concentradas principalmente en Brasil, Vietnam, Colombia e Indonesia, disminuirán alrededor del 50% para el año 2050.

Brasil genera alrededor del 39% de la producción mundial de café, seguido de Vietnam, con el 17.4% y Colombia, con el 8%; de acuerdo con cifras de la International Coffee Organization.

Por lo cual, la pérdida de los climas que permiten el cultivo de este grano supondría un descalabro económico para las familias involucradas en este negocio. Según Fairtrade, alrededor de 125 millones de personas en el mundo dependen del café para su sustento.

Así, entre más se reduzca la producción de café, debido al cambio climático, este producto se convertirá en un artículo de lujo, indicaron los expertos.

En una especie de transición, si el clima continúa calentándose, algunas partes de África Orienta y otras de América del Sur que actualmente no se consideran dentro de las regiones de cultivo de café, podrían volverse aptas. Pero el cambio no será de la noche a la mañana.

Además, los investigadores resaltan que para aprovechar estas nuevas áreas es necesaria una planeación a gran escala. Pues introducir café en nuevas regiones podría dañar a la flora y la fauna locales.

Es probable que algunas partes de China, Argentina y Estados Unidos se vuelvan más adecuadas para el cultivo del café, mientras países como Brasil y Colombia ven que sus tierras se vuelven menos adecuadas», detallaron los autores.

Específicamente, en un escenario de aumento bajo de temperaturas a nivel global, habría una reducción del 76% en las áreas aptas para cultivar café en Brasil, mientras que Colombia perdería el 63% de sus zonas cultivables.

En México podrían cultivarse más aguacates

México es uno de los principales productores de aguacate, un fruto que se ha vuelto popular en los últimos años en mercados como el de Estados Unidos.

La asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (Apeam) espera que México envíe 140,000 toneladas de aguacates a Estados Unidos, tan solo para el evento del Super Bowl, el 13 de febrero próximo; según un reporte publicado por Milenio. Esto representa ventas por unos 356 millones de dólares.

Pues bien, México ganará tierras para seguir cultivando el “oro verde” gracias al cambio climático, según el estudio ‘Expected global suitability of coffee, cashew and avocado due to climate change’, publicado en Plos One.

 

Los datos sugieren que el calentamiento global, en un rango de temperatura mínimo, provocará que las tierras aptas para el cultivo de aguacates crezcan 80% en México, para el año 2050. Esto debido no solamente al incremento de las temperaturas, sino a las variaciones en los patrones de lluvia.

No obstante, los investigadores advierten que el mejoramiento de las condiciones para el cultivo de aguacates podría desencadenar más deforestación en zonas de conservación.

El mejor escenario para México, en este sentido, es que las emisiones de gases de efecto invernadero y el calentamiento global se mantengan en niveles bajos -alrededor de 1.2 °C- de aquí a 2050.

Si esto se cumple, según el estudio, el país pasaría de contar con 829 (año 2000) a 1,548 kilómetros cuadrados de tierras muy aptas para el cultivo de aguacate, en el año 2050.

La disponibilidad podría crecer hasta los 411,218 kilómetros cuadrados, si se suman las tierras menos aptas y cuyo aprovechamiento implicaría una baja sustentabilidad.

Por estas razones, los investigadores encabezados por Roman Gruter advirtieron que, para aprovechar estos cambios de manera eficiente, las comunidades, los gobiernos y los diversos actores involucrados deberán trabajar conjuntamente para evitar efectos nocivos.

Fuente: Expansión

Related Articles

Back to top button