Portada

Prevención y control de enfermedades en rebaños caprinos

El control y prevención de enfermedades frecuentes en los rebaños caprinos de tipo familiar, facilita la obtención de productos de origen animal bajo condiciones de higiene adecuadas que contribuyan a la inocuidad y calidad alimentaria. De esta manera, la salud del rebaño se sustenta en una serie de acciones para combatir la propagación de enfermedades a fin de mejorar el estado sanitario, la productividad de los animales, además del impacto benéfico en la salud pública.

/cms/uploads/image/file/894621/1.jpg

El M.C. José Luis Gutiérrez Hernández, investigador del Centro Nacional de Investigación Disciplinaria en Salud Animal e Inocuidad (CENID-SAI), del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP),  informó lo anterior y destacó que desafortunadamente las enfermedades infecciosas son uno de los principales factores que limitan la eficiencia productiva de los rebaños y que impiden maximizar su rentabilidad, ya que los animales recuperados de una enfermedad,  tardan más en alcanzar el peso y la talla acorde a su etapa productiva. Asimismo, pueden eliminar agentes infecciosos en leche, semen, orina, heces y secreciones, enfermando a otros animales susceptibles, y al humano. Así también, puede haber restricción en la venta o movilización de los animales enfermos y de sus productos, además de los gastos que se generarían en médico veterinario y la compra de medicamentos.

/cms/uploads/image/file/894622/2.jpg

El investigador señaló, que dentro de las estrategias de medicina preventiva es importante identificar las enfermedades presentes en la región y al interior del rebaño, que pueden ocasionar mortalidad, baja ganancia de peso, bajos índices reproductivos y productivos en las diferentes etapas de vida de los animales y priorizar su prevención a través de vacunas o desparasitantes con base en un calendario establecido por el médico veterinario y estableciendo la prioridad y periodicidad con base al nivel de impacto que provoca cada enfermedad en el rebaño, la temporada en que es más frecuente su presencia en los animales, los costos por tratamiento que provocan y el posible impacto que generan en la salud pública. Además de tomar en cuenta ciertas especificaciones cuando se opta a por el tratamiento con antimicrobianos, desparasitantes y otros productos, se deben considerar también los tiempos de retiro de la leche que estará contaminada por el fármaco, pues la presencia de ellos puede causar un cambio en las características de la leche, que pueden provocar un mal sabor en ella, el que no sea apta para la elaboración de productos derivados o incluso, que pueda ser nociva para el consumidor.

/cms/uploads/image/file/894623/3.jpg

Asimismo, en este contexto, subraya que, al aplicar un tratamiento mediante inyección, se debe utilizar una aguja por cada animal, no mezclar medicamentos o vacunas en la misma jeringa, no vacunar a animales enfermos, respetar el tiempo y forma de aplicación de los medicamentos o vacunas y desparasitantes, así como desechar frascos y agujas en recipientes para evitar que lastimen a otros animales y personas, además de no reutilizarlas. Todas estas prácticas, preferentemente bajo supervisión veterinaria.

/cms/uploads/image/file/894624/4.jpg

 

Para mayor información consultar la Biblioteca Digital del INIFAP en la siguiente liga electrónica: https://vun.inifap.gob.mx/BibliotecaWeb/_Content?/=14619

Contacto:

M.C. José Luis Gutiérrez Hernández, investigador del Centro de Investigación Disciplinaria en Salud Animal e Inocuidad (SENID-SAI).

Artículos Relacionados

Back to top button