Portada

Sequía ha cobrado la vida de 500 reses en el distrito Río Florido

Debido a la sequía en lo que va del año han muerto cerca de 500 cabezas de ganado en el distrito Río Florido, de acuerdo con Roberto Baca jefe de la Sader quien indicó que dicha cifra no es tan crítica como la de años anteriores en que murieron de mil 500 vacas hasta dos mil; sin embargo, resaltó que los ganaderos, uno de los sectores más afectados por las condiciones del clima, han tenido que vender su ganado para poder mantener las restantes y evitar que mueran.

Por lo anterior, Roberto Baca Perea, jefe de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural en el distrito Río Florido que comprende los municipios de Jiménez, López y Coronado comentó que los estragos de la sequía no solamente se han reflejado en los diferentes cultivos sino en el sector ganadero.

Indicó que ha mantenido pláticas con diversos ganaderos del distrito, mismos que han expuesto las dificultades que han enfrentado para poder mantener a los animales, ya que la sequía ha derivado en un incremento en los costos de los forrajes.

Destacó que en otras ocasiones en donde la mortandad era más grave en el distrito llegaron a morirse entre mil 500 vacas hasta dos mil, lo cual era un impacto negativo para la economía de los ganaderos.

“A pesar de cómo se han presentado las condiciones climatológicas, la sequía no ha causado tantos daños en el sector ganadero como otros años en donde se generó una mortandad impresionante”, expuso.

Informó que, con base en lo reportado por el sector ganadero, hasta el momento han muerto hasta 500 vacas en el distrito a causa de la sequía que han venido enfrentando en los últimos años.

“Ahorita los ganaderos están vendiendo sus animales para así poder mantener a las demás vacas, y no retirarse del gremio, es muy fuerte la sequía que los azota y es casi imposible que puedan solventar los gastos”, dijo.

El funcionario argumentó que para alimentar a las vacas lo que están haciendo los ganaderos es adquirir rastrojo para revolverlo con alfalfa y poder alimentarlos, además de brindarles suplementos minerales para que “aguanten” y evitar que se mueran.

Publicada originalmente en El Sol de Parral

 

Artículos Relacionados

Back to top button