Portada

A pesar de la caída en importaciones, México sigue dependiendo de la proteína animal extranjera

Durante los primeros cuatro meses de 2024, México redujo 7.1% sus importaciones de proteína animal en términos interanuales, lo que quiere decir que adquirió 1.9 millones de toneladas de carne de cerdo, res, pollo, leche de bovino y huevo para plato.

De acuerdo con el reporte del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), si bien el comportamiento en el volumen fue a la baja, en el gasto realizado para la adquisición se observó una tendencia contraria, con 2,476 millones de dólares, 6.6% más.

Esto se debió en parte a que el consumo aparente experimentó una ligera contracción de 0.1% en comparación con el mismo periodo del año pasado, quedando con 9.6 mt.; sin embargo, dicha cifra aún representó un déficit respecto a la oferta local.

Y es que de enero a abril, la producción nacional de estas mercancías pecuarias se ubicó en 7.8 mt., luego de un incremento de 1.7% versus 2023, siendo suficiente para garantizar un índice de 81.4% en la seguridad alimentaria.

No obstante, el desarrollo favorable no se replicó en el rubro de exportaciones, que en este lapso disminuyeron 7%, reflejando 187,000 t. aunque con una facturación 5% mayor en lo interanual, generando ingresos por 971 mdd.

Si bien hacia el cierre de este año, se pronosticó que las importaciones de productos pecuarios se reducirían en 1.3%, hasta cifrar 6.6 mt, los envíos internacionales mexicanos harían lo propio en 2.8%, con 603,100 t., por lo que la balanza continuaría siendo deficitaria.

Pese a esto, las perspectivas para la producción nacional son positivas, pues al finalizar 2024 se espera que nuestra industria sea generadora de 25.5 mt., lo que sería 2.2% superior al compararlo con 2023, según las proyecciones del GCMA.

Related Articles

Back to top button